Shop More Submit  Join Login
×

More from deviantART



Details

Submitted on
February 5, 2013
Link
Thumb

Stats

Views
796 (1 today)
Favourites
0
Comments
0
×
Mi vida... ¿Cómo ha sido mi vida? Ha sido oscura, llena de penumbra... Mis padres cuando era pequeño se separaron, nunca volvieron siquiera a mirarse las caras; se golpeaban cuando discutían y nunca olvidaré aquellas imágenes; los gritos desgarradores de mi madre que luego de unos cuantos minutos de pelea parecían rogar por clemencia pero mi padre no cesaba; su ira era inmensa.

También, en la escuela, como mi madre era soltera, no podía pagar nada de lo que yo necesitaba. Escribía en cuadernos de quien sabe cuanto tiempo atrás fueron. A pesar de todo mi madre era sacrificada y hacía lo que podía. Debía mantener una casa y a mi.

Pasaron los días y años; mi padre iba una vez al semestre para visitarme y con suerte me saludaba sin recordarme la escoria que era; que si no fuera por mi, él sería feliz con mi madre. No puedo olvidar... El día en que devolví cada cosa que me decía. Yo tenía 15 años y ya fumaba; tomaba; me drogaba. Mi madre estaba en el hospital; había tenido un accidente y aún no se recuperaba; al parecer, la depresión cuando supo que yo había matado a alguien, la había hecho llegar al límite. Eran tiempos difíciles y pues, no podía estar ahí, sin hacer nada. Volviendo al tema con mi padre; recuerdo que le respondí; le dije todas las cosas a la cara y él me golpeó ferozmente; me partió el labio y luego empezó a patearme de forma bruta e inexplicable.

Ahí fue cuando estallé.

Con lágrimas en los ojos y sangre en mi boca, saqué la navaja que tenía siempre en los bolsillos. Los lugares cercanos a donde yo vivía eran peligrosos así que debía ir armado.

Con aquella fina hoja entre mi mano, apuñalé el estómago de mi progenitor. La sangre que escupió manchó parte de mi ropa y de mi mejilla. Aún estaba furioso y no hice más que acabar el trabajo. Apuñalé más aún al cuerpo débil de mi padre que no paraba de sangrar. Recuerdo que los resultados de los exámenes en el hospital mostraban que le perforé un pulmón y gran parte del corazón, así que fue una muerte instantánea.

Al pasarse toda mi ira en aquél momento, grité de miedo. No creía que había matado a alguien y pues fue donde me refugié en mis amigos. Ellos me habían enseñado a ser lo que era. Me mostraron los placeres, el tabaco, las drogas, el trago.

Una vida sin preocupaciones y sin fines de lujo.

Me enseñaron a robar y adaptarme a la vida de un refugiado. Después de todo, al haber asesinado a mi padre, debían de estar buscándome, ¿no?

Al paso de los años fui viendo que la vida se tornaba más difícil. No eran sólo una las personas que habían cedido por mis problemas de enojo; fueron muchas personas.

Recordé que mi madre estaba en el hospital y fui de inmediato a verla.

El doctor me miró y negó con la cabeza diciendo que no tenía más que unas cuantas horas.

Incrédulo, entré descaradamente a la habitación donde residía mi madre. Ahí la vi; conectada a muchas máquinas que le ayudaban a respirar. Al mirarme, me sonrió y estiró su brazo, como siempre lo hizo cuando era pequeño para abrazarme. Fui y me puse entre su dorso y el brazo que cubría mi hombro. Sentí aquél calor que tanto extrañaba y que el miedo se iba.

''Mamá, por favor mamá; ven conmigo. Te compraré joyas, seremos millonarios y viajaremos por el mundo, pero por favor... Ven conmigo, te lo ruego.''

Mi madre, rió con el hilo de saliva que tenía y me miró, acariciándome la mejilla y besando mi frente; secando mis lágrimas de paso.

''Hijo mío; quiero que te mires al espejo y recuerdes cuando eras un retoño... Que recuerdes cada vez que pienses en mi cuando nos divertíamos... Y cuando reías... Yo te amo, hijo mío... Y no importa cuantas maldades hayas hecho... Yo siempre te ama-...''

Escuché toser a mi madre antes de que ésta de la nada, dejara de hablar y las máquinas no mostraran la presión en su sangre. Desesperado, empecé a gritar y socorrer. Quería ver de nuevo la sonrisa de mi madre, pero no. Los paramédicos llegaron a hacer electroshock pero nada. El médico pasó a cerrar los párpados de mi madre y así fue cuando yo estallé en lágrimas y salí del edificio empujando a todo el mundo.

Seguí llorando unos cuantos minutos hasta que vi a uno de mis ''amigos'' luchando con un policía; éste estaba armado. El chico a quien decía llamar mi amigo, al lograr hacer que el policía se distrajera, sustrajo su arma y me la lanzó. El policía forcejeaba con mi amigo pero éste no le soltaba y me gritaba que apretara el gatillo. Aquél chico, robó la billetera y unas cuantas cosas  y luego se fue corriendo del lugar, abandonándome. El policía no se hizo esperar para lanzarse contra mí y al darme cuenta de la situación, me desesperé. El policía explicó que me interrogarían y que intentarían ayudarme, pero yo negaba, intentaba soltarme de su agarre y en un movimiento mal hecho, apreté el gatillo perforando el pecho del policía.

Miré asustado la nueva escena y salí corriendo del lugar sin antes haber pedido perdón.

Las sirenas empezaron a sonar y yo empecé a correr.

Lo único que recuerdo de eso fue que en un momento estaba cansado pero había perdido de vista a los policías.

Ahora que lo pienso, mi vida... Nací lleno de amor, por ser el hijo de una pareja joven. Luego, fui criado en un ambiente de paz y a pesar de las peleas de mis padres, seguía con los ojos vendados para ser feliz. Mi madre, a pesar de tener que sacrificarse y enfermarse pese al duro trabajo que debía hacer para mantenerme, me amaba... Estaba orgullosa de mi. ¿Por qué me había dejado influenciar tan fácilmente de la opinión de los demás? ¿Por qué me convertí en algo que no quería sólo porque el resto quiso?... Mi vida pudo ser mejor... Pero no quise que fuera mejor sólo porque no vi quien realmente era. Sólo porque... Nunca sentí valer lo que realmente valía... Y me arrepiento de todo...

Y es ahora, cuando caigo por un edificio que me arrepiento por años que desperdicié por mi inseguridad.

Milisegundos antes de impactar mi cabeza con el suelo, agradezco a todos aquellos quienes me mostraron, que mi vida podía ser mejor... Pero... Ahora sé que... Los veré de nuevo, ¿no? Aunque... Desearía poder haberlo hecho antes... Y haberles mostrado cuanto me importaban.






Después de todo... Mi vida tampoco fue tan mala.
No comments have been added yet.

Add a Comment: